Alba de Tormes, qué ver en una villa con mucha historia

Todo problema nos deja oportunidades. Este año, la crisis del Coronavirus nos va a permitir conocer mucho mejor nuestro país. Viajar más seguro es viajar más cerca, y el turismo rural es la gran oportunidad. El Coronavirus nos va a permitir descubrir algunos rincones de nuestra geografía a los que, a veces, no les prestamos su justa importancia. Uno de ellos es la villa de Alba de Tormes, un lugar muy vinculado a la historia con personajes como el Duque de Alba o la santa carmelita Teresa de Jesús. La villa es el origen de una de las dinastías nobiliarias más importantes de Europa y del Mundo, mientras que fue en Alba de Tormes donde falleció Teresa de Jesús, una revolucionaria de su época que transformó aspectos cruciales de la religión y que dejó alguna de las obras literarias más impactantes.

Índice

Cuna del Ducado de Alba

Alba de Tormes es el origen de la Casa de Alba, uno de los linajes nobiliarios más importantes de España y de Europa. La torre del castillo que corona la villa de Alba de Tormes y que se puede visitar, es la mejor oportunidad para conocer la historia de una familia que en las últimas décadas se le ha añadido una dimensión mediática muy importante.

La historia del ducado de Alba arranca arranca en 1472 cuando el rey Enrique IV de Castilla le permite al Conde de Alba, García Álvarez de Toledo, convertir su título en un ducado. Desde el siglo XV se han sucedido tres familias en la titularidad del Ducado de Alba. Tras la línea de Álvarez de Toledo llegó la Casa Silva, que apenas ostentó el título durante cincuenta años y finalmente la casa Fitz-James Stuart, que continúa en la actualidad.

Visita al castillo de Alba

Es sin duda una de las visitas obligadas en Alba de Tormes. Tenemos que subir a la parte alta de la villa. Nos encontraremos con un brillante trabajo de recuperación de un monumento que no hace muchas décadas estaba totalmente abandonado. Se trata de una visita guiada en la que podemos contemplar cómo es la torre de homenaje del castillo, que en su día llegó a tener seis. Se pueden disfrutar interesantes pinturas murales así como algunos recuerdos de la Casa de Alba. Uno de los puntos interesantes de la musealización que se ha llevado a cabo es la posibilidad de visitar el mirador, desde donde se ve una vista panorámica de Alba de Tormes y de toda la comarca. Además, en los alrededores de la torres se pueden ver las ruinas que han ido descubriendo los trabajos de arqueología y que muestran el esplendor que llegó a tener el castillo.Castillo Alba de Tormes

Hay visitas en horario de mañana y de tarde. En este enlace podéis consultar la información de interés para vuestra visita. Desde Casa Rural Doña Manuela apenas tardaréis cinco minutos en llegar a Alba de Tormes.

Santa Teresa de Jesús

Es sin duda uno de los personajes más sobresalientes de la Literatura esapñola del siglo XVI, si bien su mayor protagonismo lo ha conseguido a través de sus actos religiosos, por los que llegó a ser elevada a los altares. Había nacido en Ávila en 1515 y falleció en Alba de Tormes en 1582. Desde el punto de vista religioso se la considera una de las grandes maestras de la vida espiritual, junto con San Juan de la Cruz. Fue la fundadora de la Orden de las Carmelitas Descalzas, con las que llegó a poner en marcha más de 17 conventos por toda España.

Su faceta como escritora es algo menos conocida pero fascinante. Muchos la consideran como un personaje clave en la literatura española. Sus obras capitales son Libro de la Vida y Camino a la perfección. Teresa de Jesús fue una revolucionaria. En el siglo XVI en España apenas un 20% de la población sabía leer. Un porcentaje mucho más bajo entre las mujeres. Y que una de ellas consiguiera obras de tan alta calidad literaria es algo que pocas veces se ha puesto en valor. Hace unos años, la Biblioteca Nacional le dedicó una exposición para poner en valor su obra literaria.

El eje Teresiano de Alba de Tormes

En la villa de Alba de Tormes casi todo gira en torno a Teresa de Jesús. Desde la basílica que nos encontramos a la entrada según venimos desde Salamanca hasta alguno de los rincones más emblemáticos de la villa. De hecho, el bar más antiguo de Alba se llama Café Bar Terisiano y es un puntos de encuentro muy concurrido.

Podemos visitar la Basílica de Santa Teresa, un templo de estilo neogótico que nunca se llegó a terminar tal y como estaba planteado. Se comenzó a construir en 1898 y se concibió como un lugar donde acoger a los peregrinos que visitaban la villa y como sepulcro donde venerar los restos de Santa Teresa. Ya en este siglo XXI se ha acometido el cierre provisional de la cubierta, de forma que se puede utilizar el recinto para celebraciones religiosas y exposiciones de diversa índole, como la que acogió en 2015 y que pertenece al programa Las Edades del Hombre.

En Alba de Tormes además se puede visitar el Museo Carmus, donde a través de distintas salas se puede conocer la historia de Santa Teresa de Jesús así como ver obras de artes que recuerdan su obra y algunas reliquias. El punto culminante de la visita es el sepulcro en el que se encuentran los restos de la Santa, tal y como se la conoce en Alba de Tormes.

En este vídeo podéis haceros una idea de los que os podéis encontrar cuando visitéis este museo que os acercará a esta figura clave de nuestra historia.

Visitas obligadas en Alba de Tormes

Pero la villa de Alba de Tormes contiene mucho otros rincones en los que la presencia del Duque de Alba o de Santa Teresa de Jesús dejan paso a interesantes muestras artísticas. Una de nuestras favoritas es la Iglesia de Santiago, situada. Se trata de un templo de estilo románico mudéjar datado a finales del siglo XI. Actualmente albergar el museo de la Alfarería de Alba de Tormes, una de las manifestaciones artísticas más interesantes de la villa.

Muy destacable es también es la Iglesia de San Juan, situada en la plaza mayor de la villa de Alba de Tormes. Es la muestra más interesante del estilo románico-mudéjar que tanto veréis por la zona de Alba de Tormes y Peñaranda de Bracamonte. A lo largo de su historia la villa llegó a tener 18 iglesias, de las que en la actualidad se conservan siete.

El Monasterio de San Jerónimo con el mueso del Arqueológico del Padre Belda o los restos de la muralla que también se pueden ver en la entrada desde Salamanca, son algunas de las visitas que no debemos perder en Alba de Tormes.

En este vídeo podéis haceros una idea de lo que os espera en vuestra visita a Alba de Tormes.

Actividades para hacer con niños en Alba de Tormes

El río Tormes es el eje sobre el que se construye la villa de Alba de Tormes. La mayor parte de la población está la margen derecha del río y también es ahí donde encontramos equipamientos que permitirán a nuestro pequeños buenos ratos de ocio.

El parque de la Dehesa o las Piscinas Municipales se encuentran en esta zona de la villa de Alba de Tormes. Desde la plaza Mayor se accede en pocos minutos hasta el parque de El Espolón, con una magníficas vistas de la zona del río.

Atravesamos el puente para llegar a la margen izquierda donde nos espera el espacio conocido como la Isla de Garcilaso (Garcilaso de la Vega vivió durante algunos años en Alba de Tormes). Allí encontramos un chiringuito en el que podemos tomar un refrigerio y también comer o cenar en los días de más calor. Y junto a él están el alquiler de barcas a pedales y piraguas con las que recorrer algunos tramos del río Tormes, en lo que puede ser un gran plan para cerrar una jornada muy completa.

Qué comprar en Alba de Tormes

Una de las cosas más típicas que nos podemos llevar de nuestra visita a Alba de Tormes es alguna pieza de alfarería. Ha ido evolucionando con los años hasta crear un estilo propio denominado Filigrana Albense, convirtiéndose en una de las más elaboradas y decorativas de España.

Otro de los productos que no puede faltar en sus compras en Alba de Tormes son los dulces. Las almendras agarrpiñadas o el hornazo de masa dulce que puede encontrar en alguna de las más famosas pastelerías de la villa (La Madrileña y Teresiana, son nuestras favoritas, harán que su visita tenga un sabor más que agradable. También puede disfrutar de una buena selección de los mejores embutidos en El Ventorro, donde no debe perderse el morcón, un chorizo más grueso de lo habitual que no le dejará indiferente.

Dónde comer en Alba de Tormes

La oferta gastronómica también está a la altura en Alba de Tormes. Junto a la Plaza Mayor encontrará el restaurante La Santa. Se trata de un local con una cocina muy buena en cuanto a la calidad y la elaboración en el que siempre es necesario reservar, porque no es muy grande.  El Miratormes también es uno de nuestros favoritos. Es muy pequeñito y tiene una alta demanda entre los albenses y los visitantes. Comida casera a unos precios muy competitivos. Y si viajas con niños, el Don Fadrique, en la carretera hacia Salamanca es una opción inmejorable por sus grandes espacios y su zona exterior. Y si os va más el tapeo, el Fidel, en la Plaza Mayor, es un sitio que os va a encantar, igual que el Puerta del Río, junto a la entrada desde Salamanca, donde se pueden degustar los famosos peces fritos.

Además, Alba de Tormes cuenta con una amplia dotación de tiendas de alimentación y supermercados en los que poder avituallarse de todo lo necesario. Y todo esto a apenas 5 minutos en coche de nuestra Casa Rural Doña Manuela. Conoce nuestras tarifas y contacta con nosotros para poder reservar en nuestro alojamiento.

1 comentario en “Alba de Tormes, qué ver en una villa con mucha historia”

  1. Pingback: El río Tormes, un paraíso para pescar - Casa Doña Manuela Valdemierque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reserva ya la Casa Manuela

No espere el último momento… Preguntenos, sin compromiso.

Ir arriba